LADERAS DE MONTEJURRA – EMiLiO VALERiO

NAVARRA / NAFARROA / TIERRA ESTELLA / LIZARRA

Navarra es un destino ideal por su diversidad: paisajes, patrimonio artístico, gastronomía, tradiciones y costumbres, sus gentes…y Tierra Estella-Lizarraldea, aúna como ninguna otra, esa variedad navarra.

http://www.turismotierraestella.com/#

Comienza un viaje en micro bus con una capa de niebla entre Gipuzkoa y Nafarroa

 

Nos adentramos en el asunto………

DICASTILLO

Concretamente en la villa de Dicastillo de la merindad de Tierra Estella, con una población aproximada de 630 habitantes y con no más de 34 km2 a una altitud sobre el nivel del mar de 550 metros aproximadamente  es donde Emilio Valerio decidió iniciar una andadura empresarial con el objetivo claro de recuperar la tradición de su familia, el cultivo de la vid y el olivo así como la elaboración de cerveza.

El resultado en cuestión es Laderas de Montejurra, una empresa que practica la agricultura ecológica y biodinámica como paso previo a la elaboración de productos de alta calidad.

 

Éste es el proyecto que Emilio Valerio Martínez de Muniáin inició en 2004 con la idea de dar continuidad empresarial a la elaboración de vinos y aceites, labores que su familia había practicado en esa localidad generación tras generación.

Laderas de Montejurra sigue las prácticas de la agricultura biodinámica, regenerando el suelo con compostaje natural, aplicando extracciones de plantas en dosis homeopáticas a los cultivos, respetando los ciclos lunares y solares en los cultivos… Cervezas, vinos y aceite de la variedad autóctona arróniz se elaboran en la bodega y el trujal de Dicastillo.

Todo comenzó en plenos San Fermines cuando KATALDE tuvo el primer contacto con esta marca en uno de sus establecimientos de la capital foral, donde las espectaculares fotos de viñedos que lo decoraban impactaron de manera especial en uno de sus socios.

Desde ese momento comenzaron los contactos oportunos para poder realizar una visita como dios manda y viene siendo habitual año tras año por parte del grupo enogastronómico KATALDE. El 07 de Octubre fue la fecha elegida este año para disfrutar de los productos que nos podían ofrecer y que ninguno de ellos defraudó.

Vamos a tratar de situar a los lectores un poco en el entorno y el buen saber hacer de estos profesionales.

UN POCO DE HISTORIA

Un Santuario de biodiversidad. Una agricultura fósil.

Tras el largo proceso de decadencia de las órdenes religiosas, sólo la decidida apuesta por la tradición de las gentes de Dicastillo, permitió la pervivencia durante muchos siglos de una agricultura por completo medieval, que es hoy un santuario de biodiversidad y de historia. Olivares de más de 700 años, viñedos con una edad media de 65 a 70 años y con un patrimonio genético único en Navarra, … Todo aquí parece fósil o perdido en la Edad Media , poblados medievales abandonados, los mismos viñedos circundados por cercas de piedra que dejaron los monjes.

 

Una agricultura benedictina

Con la excepción de Amburza y de Arambelza que proceden de roturaciones en el siglo XV y XVI, los restantes pagos de San Martín y el Palomar se crean por el monasterio benedictino de San Pedro de Gazaga hacia el año 1000, cuando la orden delimita las zonas más optimas por su cercanía y sus características para el cultivo de la vid, plantando los actuales pagos de San Martín y El Palomar. Algo posteriormente, la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén – los caballeros templarios – intensificaron el cultivo del olivar, desde su monasterio – inmediato al benedictino – de San Miguel de Ecoyen. Es muy probable que el momento más álgido de aquellos viñedos lo fuera entre los años 1300 a 1500, iniciando luego un largo olvido por la decadencia de las Órdenes y el mayor impulso de zonas más productivas. Aunque todavía en las exposiciones universales de París de 1912 los vinos de Dicastillo continuaron llevándose los mejores resultados.

 

Las viñas y Montejurra

Sus viñas comprenden un conjunto de aproximadamente 25 ha. de viñedo, y 15 ha. de olivares distribuidas en un conjunto de quince pequeñas fincas por las laderas del Montejurra en la Tierra de Estella en el antiguo Reyno de Navarra. Sus viñedos y olivares se asientan en las laderas del Montejurra, un macizo calizo que alcanza los 1.000 metros de altura, continuidad de la denominada Sonsierra riojana y que reúne sus mismas características geológicas,- suelos en general pobres, con areniscas y calizas, en rocas y diferente estado de disgregación.

Climatológicamente más septentrional que la Sonsierra, en algunas de sus laderas y alturas, aparece un carácter mucho más atlántico que el mediterráneo, también edafológicamente los suelos y su característica de macizo único con una conjunto de valles orientados en sentido sur-norte, le dan una mayor variedad y complejidad.

Pluviométricamente en una limitada extensión de apenas 10 kms hay variaciones de pluviometría desde los 200 l. hasta los 1.000 l. y también las variaciones en altura de los viñedos varían desde los 400 m. hasta los 665 m. Corresponde al dominio florístico del roble, de la encina, de la rosa, de la jara, del jinebro.

LOS PAGOS

Desde los años 1980, el grupo familiar propietario, convencido de poder recuperar unos vinos excepcionales, asumió la tarea de preservar un patrimonio único, recuperando de su abandono o arranque las últimas parcelas de, un conjunto de aproximadamente unas quince parcelas de viñedo, de una edad media de 50 años, plantadas en lugares inverosímiles, suelos pobres, alturas, y un conjunto semejante de olivares. Se trataba de una enorme riqueza de diversidad de suelos, alturas, configuraciones, y diversidad genética, que se traducía en vinos y aceites muy complejos. Desde entonces persiste en el empeño de elaborar unos vinos de guarda que transmitan la fuerte personalidad y, para ello se ha procedido a la vinificación por separado de cada viña y a recuperar la historicidad, y la lógica, de reconstruir la delimitación de los pagos que efectuaron los monjes.

EN EL CAMPO

Pretenden conjugar una obligación de hacer agricultura de excelencia, poco intervencionista, obteniendo los mejores resultados en la línea de la filosofía biodinámica, en la que continuamente profundizan desde hace más de quince años. Su filosofía de cultivo es: Una agricultura de estudio y de observación: las viñas, por su antigüedad, por sus emplazamientos, son ecosistemas muy frágiles ; no es fácil preservar el terroir sin un esfuerzo continuo de observación sobre el ecosistema, y de estudio histórico, edafológico, sobre el mismo, así como una reformulación continua de nuestras técnicas de cultivo. Una agricultura y una ganadería integrada: necesitamos de la ganadería tradicional, para el manejo de la vegetación, para la fertilización natural y para el aporte de su compost –dinamizado a la manera biodinámica – para asegurar la pervivencia histórica del viñedo.

Igualmente entienden que una explotación agraria debe de estar integrada por los viñedos, los olivares, los campos de cereal,… en una sucesión natural. El respeto al terroir y a la tradición : El mantenimiento de su diversidad genética, cuidando el rico patrimonio genético de los viñedos y olivares, preservando en plantaciones nuevas los criterios de selección nasal, manteniendo los setos naturales y la biodiversidad, la cubierta vegetal y las formas tradicionales de plantación en vaso y en baja densidad. Una agricultura tradicional, artesanal y escasamente mecanizada, con vendimias manuales.

 

LA BODEGA

En la bodega, el trabajo es muy simple y consiste en tareas básicas pero con mucho sentido, buscan siempre reflejar la tipología de cada uva y suelo dependiendo del año. Cada viña se vinifica por separado en depósito de hormigón o en tinos de madera. Solo utilizan roble francés para la crianza de nuestros vinos con un pequeño porcentaje de madera nueva aunque están investigando la línea del roble autóctono.

Está construida entre viñedos, en el Palomar. Como puede verse, es un edificio circular, en el que se ubican unos 12 tinos de madera y 6 de hormigón, de diferentes volúmenes, de 1.000 a 8.000 litros; y un conjunto de 100 foudres y barricas desde 5.000 a 225 litros. Construida en los años 2008 y 2009, permite realizar las elaboraciones por separado del conjunto de pequeños viñedos de nuestra propiedad. Cada viña, cada variedad, cada añada es diferente y refuerza su apuesta por la tradición y por el tratamiento artesanal de sus vinos.

 
EL TRUJAL

Se inició su construcción en el año 2011. Quiere ser un antiguo chozo de piedra de los que pueblan nuestros campos.Y en su mecánica, volvemos a poner en funcionamiento las antiguas muelas de piedra de nuestro trujal comunitario de Dicastillo.

 

VIÑAS Y OLIVARES

San Martín

El viñedo de San Martín: San Martín es un viñedo de un pueblo abandonado en la Edad Media. Desde 1435, sólo persistieron las viñas, y los muros de piedra que delimitan el emplazamiento. Es el valle más frío de los de Montejurra, la fuerte gradiente y la erosión, handeterminado unos terrenos muy pedregosos, muy pobres, que necesitan de la ganadería y de su fertilización para su pervivencia, así como del cultivo en bancales, más fresco y frío, Las viñas del Picacho, de la Madera, de Cara, de Félix, han pervivido milagrosamente del abandono general, de todo el valle. Viñas de 70 años de garnacha, tempranillo en las que su fortísima personalidad determina dos vinos muy diferentes los de la vertiente sureste y la noroeste, en las que viñas separadas apenas 300 metros mantiene unas diferencias en vendimia de 30 días. Dan lugar a los vinos de pago: Santa María de Leorin y de San Martín.

Argonga y el Palomar

Otra de las zonas históricas del viñedo desde al menos el siglo XII; una pequeña meseta orientada al sur con afloramientos de areniscas y el mayor predominio de calizas de todos nuestros pagos. Son vinos más de caliza que de sílice, en los que – como en todos nuestros vinos – el tratamiento biológico y biodinámico, les confiere un espectro aromático enormemente rico. Aquí, notas de romero, de melisa, de hierbas aromáticas, de jinebro, de moras. Da lugar a los vinos de Usuaran y La Merced.

Arambelza

Constituyen las tierras más altas cultivadas del Montejurra.Su altitud es 665 m. A diferencia del resto de los pagos aquí el carácter predominante es más atlántico que mediterráneo. Dominio florístico del roble, pluviometría muy superior a los demás pagos, da lugar a vinos de frontera o de límite, con una mezcla de notas atlánticas y del mediterráneo; especialmente sedosos y elegantes. Da lugar a los vinos de Arambelza.

Amburza

Constituyen las tierras más altas cultivadas del Montejurra.Su altitud es 665 m. A diferencia del resto de los pagos aquí el carácter predominante es más atlántico que mediterráneo. Dominio florístico del roble, pluviometría muy superior a los demás pagos, da lugar a vinos de frontera o de límite, con una mezcla de notas atlánticas y del mediterráneo; especialmente sedosos y elegantes. Da lugar a los vinos de Arambelza.

Casteluzar

En los valles situados más al oeste de Montejurra, con menores pendientes y más abrigados. Se encuentran prácticamente en su integridad plantados de olivos, en un paisaje que recuerda el Sur de nuestro País.

San Miguel de Ecoyen

Rodeando las colinas donde estuvo el antiguo monasterio, los olivares de San Miguel, de la Celadilla, de Leorin con una antigüedad que se remonta a la Edad Media.

 EL ACEITE

Los olivos son de una variedad autóctona, denominada Arróniz, que sólo existe en el ámbito restringido de la comarca. Se trata de una variedad de pequeño porte, fuera de su área climática natural, traída probablemente por los romanos de variedades procedentes de Sicilia, y cultivadas en parcelas conjuntas con viñedos. Sin parentesco, o afinidad alguna conocida, con las restantes variedades españolas, reducido a zonas marginales, con olivares de notable antigüedad, presenta sin embargo, en las primeras cosechas que han molturado, unas notabilísimas características organolépticas. Muy cercano a los aceites de la isla de Sicilia. Muy delicado en la sintonía entre el dulce y el picante, son muy característicos sus aromas de almendras, de manzanas reinetas, de menta y de hinojos.

 

LOS VINOS
La tipología de sus vinos es la que sigue: el manejo de un conjunto de viñas tan diversas y con cosechas muy desiguales, determina que, nuestro primer vino es un vino joven, con crianza en tinos de roble, Emilio Valerio, que pretende ser una expresión del conjunto de nuestros terrenos: expresa muy bien la cosecha; a partir del mismo, se producen ya exclusivamente un conjunto de vinos de pago o de finca. Nuestras producciones son muy limitadas, porque son viñedos de muy bajas producciones y porque no podemos crecer en viñedos de aquella edad: el conjunto no supera las 50.000 botellas y nunca podremos superar las 75.000.

Emilio Valerio

Es el vino representativo de la cosecha, un vino que se quiere muy afrutado, fácil de beber, pero con buena complejidad y presencia en boca.

Más info y ficha de cata en el siguiente enlace:

http://www.laderasdemontejurra.com/vino_ind.php?idioma=es&i=0

 

Amburza

Vino producido básicamente con uva procedente de la viña de Amburza.

Más info y ficha de cata en el siguiente enlace:

http://www.laderasdemontejurra.com/vino_ind.php?idioma=es&i=1

 

Usuaran

Es el vino que proviene de las viñas situadas en El Palomar y en el valle inmediato de Argonga, se compone exclusivamente de uvas autóctonas, Garnacha, Tempranillo y Graciano.

Más info y ficha de cata en el siguiente enlace:

http://www.laderasdemontejurra.com/vino_ind.php?idioma=es&i=2

 

Leorín / Sta. María de Leorín

Es un vino de Pago que corresponde a la viña El Picacho situada en el valle de San Martín, junto a la ermita de Sta. María de Leorin.

Más info y ficha de cata en el siguiente enlace:

http://www.laderasdemontejurra.com/vino_ind.php?idioma=es&i=3

 

San Martín

Es el vino superior de nuestra gama y corresponde a un vino de Pago de Garnacha y algo de Tempranillo de la viña de San Martín, a una altitud de 580 m. el valle de San Martín,

Más info y ficha de cata en el siguiente enlace:

http://www.laderasdemontejurra.com/vino_ind.php?idioma=es&i=4

 

LA CERVEZA (La Vasconia)

La Vasconia Compañía Navarra de Cervezas es la encargada de elaborar las cervezas que degustaríamos. Actualmente produce tres tipos de cerveza: una Munich Helles (Rubia), una Dunkel (Tostada) y una Weissbier (Clásica alemana de trigo). Todas ellas elaboradas bajo la premisa del máximo respeto en la utilización de ingredientes naturales como son el agua, la malta, el lúpulo y la levadura. Siguiendo el esquema de todas las cervezas artesanas, no se utiliza en su elaboración ningún elemento ajeno y se gasifica gracias a la actuación de la propia levadura en la fermentación.

Tras realizar la visita a las instalaciones y atender a las explicaciones de Peio, pudimos catar las dos primeras clases de cervezas y acompañarlas distendidamente compartiendo impresiones con un impresionante almuerzo que no defraudaron a ninguno e hicieron base para lo que nos venía por delante.

Al tener la suerte de que el tiempo nos acompañaba, decidimos subir al trujal campo a través……….viñas a la derecha y a la izquierda……….diferentes variedades……..tonalidades impresionantes (el otoño se acerca) y mientras tanto las explicaciones de los profesionales de la bodega que nos hacían imaginar una vendimia a la vieja usanza………..con animales de carga e interactuando con el medio ambiente que tanto nos enseña y que nos regala esas maravillosas uvas con las que se elaboran vinos espectaculares.

Hablando de vinos……………tras ese paseíto que nos llevó al trujal entre frutales variados, vimos las muelas con las que antiguamente se extraía el mejor jugo de las aceitunas de la zona. Variedad arroniz típica de la zona y que nos demuestra la finura del fruto en cuestión……….pero siguiendo el hilo de la enología, pasamos a la visita de la bodega y explicaciones de la elaboración que se realiza en la bodega para pasar a una gran cata en un marco incomparable. Para muestra las siguientes imágenes. Culminando de manera exitosa la visita con una gran comida.

 

 

BODEGAS FERNÁNDEZ DE ARCAYA

HERENCIA DE FAMILIA

Bodegas Fernández de Arcaya es el resultado de una tradición vitivinícola de una familia vinculada con el viñedo y el vino. Representa el espíritu innovador de una antigua familia, plasmado en el sueño de crear unos vinos modernos, a partir de unas cepas decanas de las variedades de merlot, tempranillo o cabernet sauvignon.

La actividad de la bodega se inició con las más modernas instalaciones, el año 1990, en una finca de 4 hectáreas (Finca Perguita) situada en Los Arcos, en el histórico Camino de Santiago.

Las viñas de la bodega ocupan 54 has, cultivadas en suelos calcáreos-arcillosos, en laderas de 450 m de altitud en la falda de la Sierra de Codés, sobre el valle del río Ebro, privilegio que se aprovecha con sabiduría, siguiendo el principio de enología: “la calidad del futuro vino nace en la viña” y es por ello que sus vinos se con uva procedente de viñedo propio. 1

Bodegas Fernández de Arcaya, presenta una clara orientación hacia la producción de vinos tintos de calidad, crianzas y reservas, pero sin descuidar la producción de vinos jóvenes tintos, blancos y rosados. Son una bodega totalmente familiar y garantizan un futuro donde el objetivo principal es mantener la grandiosidad de los vinos sin hacer concesión a las modas pasajeras, estableciendo lazos comerciales y de permanente amistad con sus clientes con el objetivo de mejorar día a día. Para su familia, nacer en esta tierra donde el vino es mucho más que una tradición, no es solamente nacer, es ser portadores de una cultura transmitida y mejorada durante más de 2000 años, persona a persona, generación a generación.

FILOSOFIA de LA BODEGA

Bodega familiar moderna, basada es una gestión integral del viñedo y la bodega, que parte de la mejor uva como base para unos vinos excelentes, con personalidad, adaptado a los gustos actuales. Bodega de producción limitada, enfocada a la venta en hostelería y tiendas especializadas, tanto en el mercado nacional como en mercados internacionales seleccionados. Orientación al cliente con un trato personalizado. Importancia de sus marcas, como criterio diferenciador de calidad. Bodega de enoturismo, con certificación de Calidad Turística, donde el visitante pueda conocer el mundo de la enología y de la viticultura en un entorno cercano y amable.

4

GAMA DE VINOS DE LA BODEGA

Con una gama de vinos singulares, limitados en la producción, vinos elegantes, que demuestran pasión y equilibrio.

– Alate Kosher.
– Condesa de Garín
– Fernández de Arcaya – Reservas monovarietales.
– Viña Perguita.

EXPERIENCIA KATALDE

Todo comenzó  con un poco de retraso dadas las inclemencias del tiempo en un maravilloso día víspera de San Andrés, a final de mes. A las puertas de la bodega nos esperaba Miguel Fernández de Arcaya que con una visita muy interesante, amena y clara nos introdujo en la zona vitivinícola en la que nos encontrábamos. La historia de la zona, de la familia y de las partes que componen lo que compramos……….el vino, el corcho, los tapones, la forma de clarificar, etc.

Una mesa larga con un cálido entorno y copas vacías nos esperaban, fuimos tomando asiento poco a poco mientras oíamos de fondo el descorchar de los vinos, que tras pequeñas introducciones de su maestro nos servían para catar para ir activando de manera importante  los sentidos gustativos y olfativos mientras no dejábamos de mirar la copa…..que vinazos…….tinto roble, seguido de un crianza, un reserva, una cata vertical de tres reservas selección especial, bufffff. Maravilloso. Buenísimos vinos en los que se nota el amor con el que se elaboran. Materia prima de categoría suprema y con futuro, mucho futuro.

bot

IMG-20141130-WA0058